jueves, 2 de septiembre de 2010

Carta a José Antonio Abellán


Estimado Sr. Abellán:
De entrada le diré que me he quedado "algo huérfano", falto de algo que noche tras noche me acompañaba, me distraía y me informaba.
Desde mi época de estudiante, época en la que me convertí en un gran amante de la radio, cada día que permanecía en casa conectaba en antena 3 radio con el programa que José María García tenía en esa cadena. Cuando García paso a la COPE sin dudarlo seguí sintonizándolo, ahora ya habián pasado los años y mi vida había dejado de ser la de un estudiante y había pasado a ser la de un trabajador, casado y padre de familia. Pasado el tiempo y cuando García deja la COPE, puesto que el ideario de esta cadena siempre ha sido cercano a mis pensamientos, no dudé en seguir en COPE y allí tuve la oportunidad de conocerle a usted a través de las ondas. Conocía que dirigía otro programa en esa Cadena pero si quiere que le diga la verdad nunca lo escuché.
Cuando usted se hizo cargo de los deportes en COPE y comenzó a dirigir noche tras noche su programa, cada día me enganchaba a él, para mí ha sido el medio ideal, el programa ideal y el presentador ideal para estar al corriente de la actualidad deportiva de este país.
Hoy me he enterado de su situación con respecto a COPE. Tras incorporarme de mis vacaciones veraniegas, que han sido largas, y en las cuales trato de alejarme de todo y debido a que la zona en la que veraneo la señal de la COPE no llega, el día 30 de agosto a las doce la noche puse la radio, en COPE claro está, esperando escuchar la voz de Abellán y nada de nada. Las voces no me sonaban, el ritmo del programa no lo consideraba el mío pero pensé que todavía usted, Sr. Abellán, no se había incorporado. Anoche ya me mosqueé más, entrevistaron a nuestro gran Nadal y a Vicente del Bosque y ambos, como es natural en estos dos señores, desearon suerte al programa. Hoy he certificado lo que no deseaba. Escribo en google "José Antonio Abellán" y ya me he enterado de todo.
¡Qué pena!, !qué forma de tirar por la borda tanto trabajo e independencia!, !qué vergüenza! y !qué rabia!.
¿Dónde quedan los principios de COPE?. Ahora desembarcan en la cadena esos que años atrás miraban a la cadena con recelo y paradojas de la vida, ahora encuentran en ella su consuelo.
Sr. Abellán: ha sido muy valiente en el hecho de que en un país de "pelotas" haya descubierto tantas y tantas cosas que a muchos no les interesaban que aparecieran. Ha sido muy valiente en llamar a las cosas por su nombre demostrando independencia e inteligencia y ha sido muy valiente en aguantar tantos y tantos agravios que sólo las personas valientes, con valores morales y fieles a unos principios son capaces de aguantar frente a otros que solo se dedican a vociferar sin aportar.
Ánimo Sr. Abellán, su labor en COPE para mi ha sido incuestionable, le seguiré donde esté si las ondas llegan a ese lugar y simplemente decirle gracias, gracias, gracias.

4 comentarios:

Nessss dijo...

Gran carta, para el que para mí es el más grande y polifacético currante de los medios de comunicación(y no exagero), me siento muy identificado contigo...Si hubieras escuchado alguno de sus otros programas("la jungla" por poner un ejemplo), verías todavía aún + lo grande que es Abellán...Q vuelva pronto a algún sitio!!!!...Salu2

Anónimo dijo...

Algo parecido es lo mio, salvo que yo inicio con José María García en la SER, tengo, igual que Abellan 50 tacos. Abellan donde puedo escucharte?????. Y La Jungla...., por favor di algo.

r dijo...

Emilio, suscribo tu carta al cien por cien. Yo también me siento huérfano como radioyente. Y lo peor de todo es la decepción que me ha dado la COPE, la que era la cadena de mi vida. Puede que ahora ya le den postes suficientes para dar cobertura en el norte de Cáceres y en el Sur de Salamanca, donde yo veraneo. Al fin y al cabo, ya están en la COPE los amigos de ZP.

Anónimo dijo...

primo,soy César, un saludo, pues siento contradecirte pero yo me he llevado una gran alegría, ahora ya escucho los deportes en la cope, está claro q no todo gusta a todo el mundo, lo dicho, un saludo y q se te de bien el comienzo del curso